Otra vez igual... Mi ritmo de lectura ha bajado considerablemente, y cualquier excusa no me vale.

Junio se ha dividido entre terminarme de leer "El honor del samurai" y comenzar a leer "Estaciones de paso", de Almudena Grandes.

Compré este libro para regalar, pero por circunstancias de la vida, la familia y amigos, acabó relegado a un rincón de mi escritorio y después de mi estantería, envuelto en el papel de regalo cada vez más patético y frío. El día 10 de julio habría cumplido el aniversario de su estancia en la prisión del papel regalo. Un libro cerrado es un amigo que espera (dicho hindú). Yo también he sido un libro cerrado, aguardando un encuentro que no se produjo y por tanto, un fracaso más en mi lista de relaciones humanas. Y me ha quedado esto, una estación de paso.

En su día lo compré sin haberlo leído, empujada por las buenas críticas y por el hecho de ser historias de adolescentes en el momento crucial de sus vidas: cuando pasan de niños a adultos, adecuado para la persona que lo iba a recibir. Ahora, lo leo en el autobús y en el sofá de mi casa (gracias al mundial, me estoy desconectando de la tele), y me doy cuenta del desperdicio de haberle dejado en coma. Es una pena que ya no lo vaya a regalar. Pasa a formar parte de mi extensa e inconexa bibliografía particular.

***************

Bueno, no todo es melancolía.

Ayer, en una librería de saldos, fui testigo de una escena curiosa: el autor de un libro preguntando por su propio libro, para averiguar si se vende o no. El librero esquivó el embite con maestría y frases hechas (nosotros no llevamos literatura juvenil, más bien novela y artículos de librería en rebajas; los niños solo compran los libros de los que van a hacer películas, recomendarermos su libro...) El autor tenía en los ojos azules el gesto de ser otro estado hipnagógico andante. Iba a sentir compasión por él, cuando dijo una de las frases que más odio...

"Se parece a los de Harry Potter pero con..."

Agh... Ahí está el fallo, chico. Si escribes algo que se "parece" a otro libro (ya sea los de HP, el Código da Vinci, etc) no lo reconozcas en voz alta. Entonces, no te lo leerá nadie.

Bueno, yo, que soy una cotilla, le echaré un vistazo.

4 Responses to "Reseña de libros Junio (efecto retardado)"

  1. Matías Bruñulf Says:

    Joaquín? Uhm...

  2. Roskat Says:

    No, no es nadie de la fauna de la Fortaleza Infernal.

    Aunque ahora que caigo, se le parecía un poco...

  3. pks Says:

    mi regalo no entregado se tiró 2 años envuelto pulcramente con su lacito dorado encima de la estantería del salón de mi casa. De hecho cuando alguien entraba lo veía y siempre decían" ¿ qué adorno más original, un regalo envuelto? pues queda bien".
    Finalmente su destino ha sido en manos de otra amiga, qué curiosamente le ha dado más valor al hecho de que "ESE REGALO ENVUELTO" fuera finalmente para ella que el regalo en sí....
    Para los curiosos, eran unos delfines tallados a mano de la fabulosa isla de Bali.Pero para mis conocidos era " El paquete secreto", parte de los misterios de mi casa .

  4. Roskat Says:

    Ahora bajo a interrogarte sobre ese regalo y sobre lo que has commprado, jejeje...

Publicar un comentario