1:42 p. m.



Llevo mucho sin hacer reseñas de películas. Es cierto que voy poco al cine (mi economía está por los suelos, o más bien, bajo ellos). Entre las últimas que he visto (Piratas del Caribe 3 - me encanta la ortodoncia del niño en la escena inicial; y Zodiac - interesante, pero se queda algo coja), destaco "28 semanas después" por dos razones:


1. Me dejó sin aliento.


2. Es un raro caso donde la segunda parte de una película es mejor que la primera (y eso que "28 días después" es ya un clásico de culto entre los aficionados al género zombie).

Pasamos a analizar el contenido y alguna de las escenas. Advertencia: Posibilidad de spoiler.

Historia: En "28 días después", unos activistas ecologistas entran en un laboratorio para liberar a unos monos, sin saber que los animales están infectados por un virus letal conocido como "la rabia", que se propaga rápidamente hasta acabar con toda la población inglesa en 28 días...

En "28 semanas después", el virus ya está controlado, y por tanto, los habitantes ya pueden regresar a pequeñas colonias protegidas por el ejército americano. Uno de estos supervivientes es el personaje interpretado por Robert Carlyle, protagonista de la mejor escena de la película (el comienzo, aterrador). Sus hijos estaban milagrosamente de excursión por España, y por tanto, a salvo del virus. Cuando regresan, su padre les cuenta como murió su madre, y después, a los niños no se les ocurre otra cosa que largarse a su antiguo hogar para recuperar sus pertenencias (la chica, unas bailarinas; que hay que ser...), provocando que el virus se reactive de nuevo... (no cuento porqué, para que sea una sorpresa).

A partir de ahí, el ejército americano pone en marcha su "código rojo", que consiste en: 1. Encerrar a todos los refugiados en un sótano, dejando una puerta abierta para que entren los infectados; 2. Disparar a tutiplén cuando consiguen escapar; 3. Lanzar bombas aéreas y destruir Londres; y 4. Por si acaso, gasear a todos los que queden.

Los niños, protegidos por una doctora que conoce como curar el virus - o al menos lo sospecha; y un militar americano con cierta conciencia, tratan de escapar tanto de los "rabiosos" como del ejército americano.

Es una película descarnada, tanto por el nivel de sangre y escenas realmente asquerosas (la muerte de la madre, tuve que taparme los ojos y los oídos porque no lo soporté) como por los planteamientos éticos que se plantean: ¿Matarías a un ser querido para salvar tu pellejo? ¿Cuanto durarías si se declarara una situación así en la realidad?

Yo muy poco, entre esa habilidad que tengo para correr, que sin mis gafas no veo mucho, y que me canso enseguida... Ni un día, oye.

***********************

Hablando de "zombies", enrabietados y un largo etc...

Recomiendo que le echéis un vistazo a "Apocalipsis Zombie", uno de los blogs más peculiares y con más seguidores que conozco. Según sus propias palabras: "Diario de un superviviente en un mundo que inexplicablemente se derrumba.Rodeado de "no muertos" trata de sobrevivir, dia a dia, en un entorno hostil y lleno de retos."

Se rumoreaba que iba a salir en edición libro, pero no tengo noticias.

Y también, para introduciros en el mundo de los zombies, os remito a la clásica saga de playstation: Resident Evil (desde el facilillo RE Zero hasta el último, RE 4, que transcurre "en algún lugar de la Mancha, jejejeje).

Con esto y un saludo: Hasta la semana que viene!

0 Responses to "28 semanas después"

Publicar un comentario