Buenas!

Estoy atacada de los nervios. La vida se me echa encima, y tengo que salir de mi habitual despiste y empanada mental para enfrentarme a la dura realidad... A pesar de mi carrera, mis cursos, mi disposición a aprender cualquier cosa y a irme a cualquier lugar, no consigo una sola oferta de trabajo.

Tendré que poner en práctica el "PLAN B": Escribir una novela cursilona para vender en los quioscos.

Hablando en serio, estos son los dos libros que han fallecido entre mis manos:



- Tokyo Blues, de Harumi Murakami: Uno de los libros que más curiosidad me despertaron el año pasado, y que por fin he disfrutado. El protagonista/narrador, Toru Watanabe, recuerda a través de una canción de los Beatles (Norweggian Wood) la relación tumultuosa y triste que mantuvo con Naoko, una chica frágil y depresiva. Watanabe es el tipo de protagonista varón que se limita a ser pasivo, a observar lo que ocurre y disfrutar lo que le viene, sin tomar una decisión firme. Sobre el estilo narrativo, es una novela preciosista, que presta atención especial a las descripciones. Aunque la acción se desarrolla en el Tokyo de los 60, en mi cabeza los personajes eran más cercanos, y la ciudad podía ser cualquiera. ¿Quién no se ha enamorado de alguien que no solo no le ha correspondido, sino que además tampoco se quiere a sí mismo?

- Viajes con Herodoto de Ryszard Kapuscinski: Un libro de viajes, o una biografía, o un homenaje a Heródoto; o simplemente un libro de ensayos cuanto menos que curioso. Muy jovencito, al periodista polaco Kapuscinski le envían a la India. Entre el equipaje, lleva con él la obra de Heródoto, "Los nueve libros de la historia". A través de las lecturas de este libro y la observación de la realidad de cada país que visita (La India, China, Egipto...), Kapuscinski reflexiona sobre el ser humano, sus contradicciones y sus luchas continuas. Recomendado a todos esos culos inquietos que no paran de moverse por el mundo.

************************

Título: Alucinando en Colorines.

Extraído de una conversación a la salida del museo Thyssen:

- Estamos tan emborrachadas visualmente que no podemos ni hablar. Yo tengo en la cabeza colores que esta mañana no sabía que existían.

- Es que esta mañana estabas dormida.

(Conversación captada a dos mujeres de mediana edad, saliendo del Thyssen. Interpretaciones, todas las que queráis)

6 Responses to "Alucinando en colorines: Reseña de Septiembre"

  1. Jules Uijttewaal Says:

    Hablando de color ¿Conoces a Tarik y la fábrica de colores? Hazte con Sequentialee. Te ayudará a ponerte en marcha.

    Saludos

  2. Matías Bruñulf Says:

    Eso. Anímate con una novela. Con curas hermafroditas, por ejemplo. No sé, algo bonito, interesante y, por qué no, rosa. Como la pantera, mira.

    Abrazos rasgados,

    Matías Bruñulf

  3. Roskat Says:

    No conozco a Tarik y la fábrica de colores, le echaré una "escucha".

    El problema, Matías, es que cuando quiero escribir algo rosa me sale negro, y cuando quiero algo negro, me sale amarillo, y al final... la que alucina en colores soy yo, jejeje...

    Besos rasgados.

  4. pks Says:

    Una idea:
    POr que no escribes una pseudonovela rosa, con toques de pseudopsicoanálisis amarillo con un final tirando a negro. Algo así como " Chica conoce a Chico" , chico se enamora del perro de la chica y termina atracando un banco para poder hacerle una operación de cambio de sexo al cánido.
    La vendes como una "metáfora" de la búsqueda del amor incondicional del ser humano, y de las locuras que se hacen cegados por el amor.
    Aunque ahora que lo pienso, parece un guión de una peli de Almodovar, o mejor de John Watters.( no me acuerdo si está bien escrito).

  5. Roskat Says:

    Si yo escribiera eso, acabaría convirtiendo al perro en un príncipe maldito, luego en un manga yaoi (amor entre hombres) y acabaría con los protagonistas buscando un piso en Alcobendas.

    Y seguro que alguien me dice que esa idea ya existía.

    p.d: Hay alguien de nuestra familia que ha quedado maldito por las espirales. Jejejeje...

  6. Nayix Says:

    Jaja, muy curiosa la conversación. Ultimamente tb me da por escuchar conversaciones ajenas en la calle, bien, no soy la única cotilla.

Publicar un comentario