Dos libros han caído este mes: Una lectura ligera (y tanto, como tardé en leerlo tres días, y solo en el metro), y otra un poco más pesada (500 páginas).

Empiezo...

- "El huérfano", perteneciente a la Saga de Verdópolis, por Charlotte Brönte: Este es un libro muy curioso, lo suficiente como para hacerme parar en seco en medio de la vorágine del Expomanga y acabar comprándolo.



Un premio para la persona que adivine quién ha dibujado la portada, jejejeje...




Antes de explicar la historia y mi crítica, os debo contar las circunstancias tan curiosas de este libro. Cuando la autora tenía unos 17 años, creó junto con su hermano Branwell toda una saga de aventuras y fantasía. Como por aquel entonces la tía encargada de la educación de los niños Bronte era muy estricta, los hermanos escribieron las novelas, poemas y periódicos (sí, periódicos) en miniatura, como si fueran de juguete. De esta forma, compusieron un mundo donde había héroes, villanos, conspiraciones, traiciones, magia, etc... La imaginación era el lugar donde podían refugiarse, viviendo aislados en los páramos ingleses.





La historia de este primer libro narra la vida de un huérfano acogido por un hombre rico, Edward, que decide marchar a probar suerte y fortuna en la exótica ciudad de Verdópolis ("Ciudad de Cristal"). Allí, se ve justo en medio de la refriega política entre el marqués de Douro y el duque de Wellington...



El libro está bien, aunque se puede ver que la autora era muy joven y aún le falta algo de madurez creativa. "El huérfano" tiene los errores de principiante que todo escritor novel comete: personajes que aparecen y desaparecen sin más, escenas que no llevan a ningún lado, héroes perfectos, villanos terribles, la solución a los problemas siempre es externa, nunca viene de los propios personajes... Además puede sorprender los prejuicios y teorías políticas que al lector de hoy (educado en la democracia y en la libertad) le puede sonar a antiguo.



Da un poco de alivio pensar que, más tarde, toda esa creatividad daría lugar a grandes joyas de la literatura universal, como Jane Eyre.


Enlaces de interés:









En Marzo, La Casa Encendida había programado un taller literario impartido por Manuel Rivas, y yo me apunté. Como soy buena chica, dediqué marzo a leerme lo último de este autor. Al final, no me seleccionaron para el taller (la verdad es que mi carta de presentación fue todo un virtuoso ejemplo de paranoia mental y flaqueza creativa, en fin...), pero al menos me quedo con la novela.

La trama comienza con los días previos a la Guerra Civil, en La Coruña. Una serie de personajes viven con sus historias, proyectos, ideas... hasta que la guerra irrumpe en sus vidas. El libro se divide en pequeños relatos, unos más relacionados con otros, cada uno con un punto de vista diferente y que puede tener una historia autoconclusiva (vamos, que después no se vuelve a saber nada) o aparecer su final más adelante. La trama con más trascendencia, por el número de personajes y por ser la que da el título de la obra; es la que gira en torno a la quema de la biblioteca de Santiago Casares Quiroga.

Aunque algunos de los relatos se vuelven un tanto aburridos, otros son poéticos, hermosos y brillantes como pequeñas poesías, otros son humorísticos, y otros estremecedores. Un buen libro, extenso y entretenido, que te hace preguntar por qué tiene que haber tanta violencia y tan poca cultura.

p.d: Esta semana santa, tendré más tiempo libre e internet, así que si alguien quiere chatear conmigo, estaré por el messenger. Un saludo, y que disfrutéis de unas buenas vacaciones.




























No voy mucho ni al cine ni al teatro, últimamente... Mi vida gira en torno a los estudios (agh), al trabajo (otra "agh" muy grande), y a la resolución de mis problemas.

Pero las dos películas que he visto en el cine este mes han sido buenas elecciones.


Empiezo por la primera:

- Little Miss Sunshine: Un domingo cualquiera, encontré que, en un cine cerca de mi casa, aún la estaban echando. Había leído buenas críticas y escuchado comentarios positivos de gente que ya la había visto. Por supuesto, me encantó. En general, es la historia de un viaje que hace una familia para acompañar a la más pequeña (Olive) a un concurso de belleza infantil. El padre es un tipo obsesionado con el éxito, escritor de libros de autoayuda sobre el tema y que constantemente machaca con sus ideas a todos los miembros de la familia. La esposa le aguanta con paciencia, el hijo adolescente ha hecho "voto de silencio" hasta que consiga entrar en las fuerzas armadas, el abuelo es un cocainomano rockero y el tío es un suicida sentimental y especialista en Proust.




Esta imagen parece sacada de mi infancia... Solo faltaría que la furgeneta fuera azul.


Con este panorama, es normal que el viaje resulte un tanto descontrolado. Los mejores momentos son los de las carreras para conseguir arrancar la furgoneta y, por supuesto, el certamen de Miss Sunshine... Sin comentarios.

(Bueno, sí, uno... Si alguna vez tengo una hija, nunca la obligaré a ir a uno de esos concursos).


Como nota final, ganó dos oscars: Mejor secundario (Alan Arkin, en el papel del abuelo) y mejor guión original (merecido, sin lugar a dudas).


- Paprika: Como dije en la última nota de la entrada anterior, era una oportunidad única de ver esta película de Satoshi Kon en los cines, pues en España llegará (si llega) directamente en DVD. Satoshi Kon es autor de una de las series de animación más extraña y delirante que conozco: Paranoia Agent (emitida por Cuatro en Cuatroesfera); aparte de las películas Millenium Actress, Perfect Blue y Tokyo Goodfathers.

La película trata de un laboratorio que investiga como acceder a través de los sueños. A través de un aparato informático llamado DC-Mini, un terapeuta puede visionar y vivir los sueños del paciente, y así ayudarle a superar sus problemas psicológicos. Paprika es una especie de ser que ha robado el DC-Mini y lo usa por su cuenta y riesgo. Otro ladrón también ha robado el aparato, pero su intención no es curar sino exterminar a todos los miembros del laboratorio relacionados con él. El mundo real y el de los sueños acaban mezclándose, lo que provoca el caos; y la única persona que puede detenerlo es Paprika...
El argumento se basa en una novela del autor Yasutaka Tsutsui, un literato de prestigio en Japón. A destacar el sentido del humor, la música y las múltiples referencias a clásicos de la literatura, el cine y el arte.
Eso sí, no recomiendo verla si tenéis un gripazo de la hostia, como tenía yo cuando fui a verla (esto es fanatismo, lo demás es tontería).

*************************
Por último, os dejo una pequeña recomendación: La revista Rantifuso, donde encontraréis las historietas del Niño Cabrón. Lo siento, me reí mucho... Me lo tengo que mirar.
Y el próximo viernes: reseña de libros de Marzo. Uuuh...



El pasado fin de semana estuve en el salón del Expomanga 2007 en Madrid, en el Pabellón de la Pipa (Casa de Campo).

¿Qué podría contar yo? Mis impresiones es que esta afición cuenta con más adeptos y asiduos. Hay de todo: desde el grupo de cosplayers de Naruto, hasta los góticos-lolitasgóticas-oscurillos, fanáticos de los videojuegos, el fan experto que busca obras de arte, el menos iniciado que se gasta trilladas de dinero en merchandising, etc...

Ha sido un salón raro, y perdón, pero no tengo más remedio que compararlo con el de Barcelona. No había autores, ni firmas, ni charlas... El espacio era pequeño en comparación con la cantidad de gente que fue (la cola el sábado era kilométrica). Muy pocos stands, y encima mal aprovechado el espacio.

Me da en la nariz que, para el próximo año, será en algún lugar un poco más grande y probablemente traigan a algún autor. Según he sabido, para este año pensaban traer al dibujante de Death Note, pero al final no pudo ser.

Mis compras: Mi monedero está algo tísico, pero lo aproveché bien. Compré los tomos 2 y 3 de MPD-Psycho; el último número de Cine Asia (revista a la que me suscribiré, después de leer los artículos dedicados a "The Host" y a Kim Ki Duk); un llavero del Caballero del Dragón (Sir-yu); los primeros 15 capítulos del anime de Nana...

Además, hice entrega del premio al 1er. ganador del concurso "Estados Hipnagógicos": Psicobiris se llevó a casa "Brooklyn Follies". Desde aquí, deseo que lo disfrute y que no se asuste si encuentra papeles de chicles y/o caramelos; páginas dobladas o textos subrayados.

En ocasiones como esta, me gustaría tener una cámara de fotos, digital o normal.

p.d: Ah, se me olvidaba. Evento de este fin de semana: IV Muestra de Cine Fantástico en Madrid. El sábado a las 16:30 proyectarán "Paprika", lo último de Satoshi Kon (creador de "Tokyo Goodfathers" y "Paranoia Agent") en el cine Palafox en la c/ Luchana. Teniendo en cuenta que es probable que no llegue a estrenarse en cines, sino directamente en dvd, y que ha ganado premios en Cannes y en Sitges, creo que es una oportunidad única.









Más información: Pincha aquí

Ojalá funcionase...

"Mente insana en un cuerpo insano", así debería llamar a esta entrada. Pero no, me he decidido por el "gimnasta aullador", uno de esos especímenes raros que te encuentras en los gimnasios.


Como últimamente me parezco a Gardfield en algo más que odiar los lunes y beber mucho café, decidí apuntarme a un gimnasio al lado de mi casa, y asistir con todo el rigor a las clases de aerobic, step, aerodance, punto de macramé, flexolopodología y demás...


Cuando entro por primera vez en una clase de aerobic (o de cualquier tipo de gimnasia), descubro que todo lo que aprendí con Barrio Sésamo en realidad no se quedó... Porque resulta que, a la hora de la verdad, no se distinguir entre la pierna derecha y el brazo izquierdo. Cuando toda la clase ya va dando botes como locos al compás, yo estoy arrinconada al fondo, con cara de susto y cabreo.


Tarde o temprano lograré dar esos saltos, pero mi cuerpo aún tiene que aprender.


Hay algo, sin embargo, que me fastidiaba mucho más en la clase que mi torpeza. Cada cierto tiempo, escuchaba una especie de "auh, auh, auuuuuh", que no sabía de donde venía. ¿Del equipo de música? ¿De la monitora? Con mi capacidad de análisis, deduje que esos aullidos aparecían cada vez que la spídica monitora añadía un salto nuevo o un giro imposible si no te llamas Nadia y apellidas Comaneci.


Y le pillé: un tipo enorme, con las patas más largas que una araña, conjuntado con un chandal rojo, zapatillas blancas y rojas, y hasta la cinta en la frente (sí, como un personaje de los Tennenbaum). Era él quién, poseído, se dedicaba a emitir esos sonidos guturales, como los de un gorila en celo.


En fin, que creo que yo, aprovechando sus gritos, también aullaré... pero de dolor; ay, ay, ay...


Nota cultural: Expomanga en Madrid. Cita imprescindible, sobre todo si vives en la capital.


Y me despido con otra historieta de Gardfield, jejejeje...